divendres, 23 de maig de 2008

IU y el sindicalismo…



¿Debe IU como movimiento político y social seguir apoyando a CC. OO.? Mi respuesta es no, obviamente debemos seguir estando en el lado de los trabajadores porque este distanciamiento con la clase obrera es el que nos ha hecho ir perdiendo el empuje que tenía el PCE en el franquismo. Nuestra postura debe de ser clara ante el disolvente de la clase obrera, no podemos seguir tolerando el amiguismo empresarial entre sindicatos y patronal.

Tenemos la capacidad de criticar y solicitar la expulsión de compañeros de EzkerBatua, o de ICV por diferencias en la línea política, que efectivamente existen con las dos confederaciones en determinados aspectos, o incluso de criticar a nuestro coordinador general, abiertamente y sin tapujos, por seguirle el juego de la política al PsoE. Pero nos exaltamos y echamos pestes por la boca cuando alguien levanta la voz contra CC. OO.

CC. OO. es un sindicato que está hundido como sindicato de clase, por culpa de sus deriva hacia las políticas amarillistas desde hace 20 años, que le han abocado a una cadena de lideres insustanciales y de dudosa moral izquierdista. En los últimos años, CC. OO. ha pasado de ser un sindicato de clases a ser un mediador en conflictos laborales, una simple consultaría para los trabajadores, y una molestia cada vez más pequeña para los empresarios.

Público aportó a finales del año pasado documentos oficiales que demostraban, que María Jesús Paredes, máxima responsable de la federación de Banca (Comfia), y su pareja, Francisco Baquero, que también es miembro de la Ejecutiva de Comfia. Han acumulado un patrimonio inmobiliario valorado en más de dos millones de euros, que ambos han compatibilizado sus cargos sindicales con actividades empresariales, y, que el administrador de Paredes y Baquero ha montado un grupo empresarial cuyo principal cliente es la propia CC. OO.

Estos últimos años estamos recordando con distintos homenajes y actos la trayectoria de los grandes de la lucha sindical como héroes, por el simple motivo de lo que hicieron entonces, ahora no se hace. ¿Qué ha quedado del espíritu que inundo la clase obrera el 14 de Diciembre de 1988? Aquella huelga donde más de ocho millones de trabajadores hicieron rectificar al gobierno de González.

Lo que en palabras de Marcelino Camacho era “un sindicato novedoso que seguía las políticas de los consejos obreros que los compañeros llevaban a cabo en los países del este, con el sindicalismo revolucionario” Ha terminado siendo una casa dirigida por burócratas que van de comunistas y de obreros, pero que se venden al capital por migajas de pan.

CC. OO. se puede vanagloriar de tener entre sus más altos dirigentes a gente que posteriormente acabaron como diputados del PsoE como el anterior secretario general Antonio Gutiérrez que también trabajo posteriormente para Caja Madrid. El actual secretario general Fidalgo que da conferencias en las FAES, el reducto pepero por excelencia. O la citada María Jesús Paredes que en diciembre de 2006, participó en una Conferencia Económica del PP, después de que sectores del PP la consideraran en Expansión.com una candidata ideal para ir en sus listas electorales.

Creo que nadie con sentido común puede seguir pensando en CC. OO. como un “Sindicato de Clase” Si IU se ha hundido por no diferenciarnos del PSOE como sostiene gran parte de la organización. Alguien me puede decir: ¿Por qué hacemos seguidismo a CC. OO.? Después de 20 años No hemos aprendido que nuestro proyecto no se puede diluir en constantes vaivenes a la pseudoizquierda que nos gobierna, y a los sindicatos que no hacen otra cosa que lucrarse de una base comprometida y trabajadora como es la militancia de IU.

IU como Movimiento político-social debe de tener la puerta abierta a todas las asociaciones y organizaciones afines que estén dispuestas a entrar en un proyecto de izquierda alternativa. Debe de aprender también a ser capaz de desvincularse de estas organizaciones cuando estas dejen de luchar por los fines que se defienden desde la izquierda. No podemos seguir apoyando la creación de entes que lo único que hacen es ensombrecer y disolver nuestra labor de calle y a nuestras bases, en trabajos que no son, ni serán productivos.

Tema aparte son los compañeros que están en el sector crítico y que defienden lo que significa literalmente “comisión obrera” A estas personas les invito a que se replanteen si es posible, viable y factible, la recuperación de CC. OO., quizás lo mejor que podríamos hacer es plantearnos ¿Cuánto tiempo permaneceremos achicando agua de barcos que se hunden ideológicamente?

Dejemos de dedicarnos a crear y participar de miles de asociaciones olvidando cual es nuestro principal objetivo: una IU convertida en un Movimiento político y social, fuerte socialista, obrero y republicano. Malgastar fuerzas peleando en sindicatos corruptos es una perdida de tiempo. Quizás deberíamos de empezar a plantearnos cual debe de ser el sindicato de IU. Desde luego mi voto no será para comisiones, ni posiblemente para ninguno otro… Ya que tenemos la innata capacidad de embarcarnos en proyectos ajenos, apliquémoslo a nuestro proyecto construyamos desde la base el futuro de la nueva, o mejor dicho de la vieja Izquierda Unida.

6 comentaris:

Reven ha dit...

Debemos hacer sindicalismo simplemente como IU.

Menos siglas y más acción.

Sergio ha dit...

Yo opino que en vez de menos siglas debería no haber ninguna sigla en la lucha por los derechos.

Un saludo.

martinez ha dit...

lo que se dice analisis y rigor en toda regla!
el problema no es que IU apoye a CCOO.
el problema sera cuando los de CCOO no apoyemos a IU.
con los defectos propios de ser un reflejo muy proximo de la sociedad, las CCOO no tienen nada que envidiar al exito de IU, espero que entiendas la ironia.
por suerte, nos libramos de la mayor parte de los sectarismos marginales y minoritaros hace tiempo.
de todas maneras, tranquilo que los trabajadores de izquierda lo tenemos claro, y cuando llegue el momento, por ser trabajador, podras afiliarte y dar la cara en tu empresa, y convencer con tus planteamientos a tus compañeros para tomar el poder en la empresa, echar al capitalista que la montó, montar una cooperativa, y promulgar el comunismo alli en Sant Vicent...estamos ansiosos por conocer el socialismo real a través de tu ejemplo militante!
no te preocupes, tronco, que seguro que en breve nos enseñas a ser dignos de llamarnos comisiones obreras....
faltaria mas!

Anònim ha dit...

Me has convencido. Trabajo en una empresa de 19 trabajadores. Me quiero presentar a delegados sindical. La CNT me dice que no creen en las elecciones sindicales, la CGT que adelante pero que si me echan, me apoyan moralmente. EL jefe dice que como vea, pero que tengo contrato de obra, mi empresa (perdón, la del explotador) trabaja sobre plano y nunca con pedidos a más de dos o tres meses, o sea qué puedo negociar con él si la ropa de faena es azul claro o azul oscuro, pero que de lo demás me olvide.
Yo le he dicho que no, que yo no negocio, que yo seré la vanguardia de mis compañeros y se va a enterar. Me dice que está de acuerdo, pero si a ver si la vanguardia es capaz de sacar más pedidos a nuestros (sus) clientes que están reduciendo ventas por el parón del consumo y la caída de la venta de coches.
Le digo que claro, que el problema es el libre mercado y la asignación libre de oferta y demanda en claves de rentabilidad capitalista, que el estado es el que deber regular tales flujos de intercambio en aras al interés proletario. Me dice que bien, pero que primero salga de delegado y luego ya tomamos el Palacio de Invierno y hasta el de Verano,pero que aún así, como no se vendan más coches jodido, y que hasta entonces pensemos que hacer. Estoy hasta los huevos del listo de mi jefe, así que he mirado el convenio del metal de Zaragoza (firmado por esos traidorzuelos de CC.OO.)a ver si me lo aplican. Pues ni eso. Vuelvo a la CNT, que nada, que ellos pa tonterías de esas no están, la CGT que vaya burdo materialista por cuatro perras meter un conflicto colectivo que les cuesta más a ellos pagar a su abogado. Voy donde los traidores de CC.OO. y me han asesorado, llamado al jefe (vulgares reformistas...) para arreglar los pagos y si no, me ofrecen o presionar mediante alguna movilización o meterlo en su asesoría jurídica, eso sí, afiliándonos. Monetaristas, fenicios... ni abogados ni leches. Voy a hablar con mis compañeros, al final sí, al final se va a montar gorda en la empresa...jeje en pieeee, famélica legióooon... Ya te contaré, amigo Javier...

Pravda ha dit...

Despues los comentarios aqui recibidos, de la gente que me ha enviado e-mails, y de los conocidos que me lo han dicho me veo en la obligacion de recalcar. QUE NO ESTOY EN CONTRA DE CCOO, ESTOY EN CONTRA DE SU FORMA DE ACTUAR EN LOS ULTIMOS 20 AÑOS, Y DE LA MAYORIA DE SUS DIRIGENTES. :)

Los dirigentes que se lucran sus bolsillos particulares con dinero de compañeros obreros y acuerdos con la patronal... CCOO Es insalvable para la izquierda y es cierto que en casos puntuales puede "ayudar a alguien".

A martinez, le comento que me resulta infantiloide su ironia, defiendo a los militantes de los que tu hablas, no defiendo a la ejecutiva, que si esta como tal, es por que los delegados la han elgido, por lo tanto tampoco seran tan de izquierdas como tú insinuas... y te digo que yo si trabajo en una fabrica, y que siempre que puedo lucho por defender el ideal de la clase obrera, con acciones o con la palabra.

A Anonimo, no puedo decirte otra cosa, que luches por el bien de todos los trabajadores, hagas lo que hagas hazlo con consenso y con cabeza, la lucha obrera por desgracia no la podemos encabezar solos, sin el apoyo de los compañeros, no hacemos nada. La patronal dice que hay crisis por que la plusvalia que genera nuestro trabajo, que se convierte en su beneficio es menor... Pero no nos equivoquemos, esta dejando de ganar lo que lleva años robandonos a los trabajadores.

IU no merece un sindicato amarillo,
IU no merece esta ley electoral...
Dejemos de decir que tenemos que cambiar, y empecemos a cambiarlo, a labrarnos el futuro de lo que si nos merecemos.
¡¡¡SALUD REPUBLICA Y CALLE!!!

martinez ha dit...

infantil es pensar que poniendo las siglas de CCOO sobre fondo amarillo, y abrazando al facilón argumento de lo malas que son las direcciones y lo gloriosas que son las bases, la gente no asocie y descubra lo que realmente quieres decir. Y sobre todo, desde la pasmosa eficiencia política y revolucionaria que atribuyes a IU, a la que reclames que se "desvincule" de CCOO.
En tu fabrica, teneis convenio propio de empresa o se aplica el del sector?que jornada laboral teneis?y salarios?cobras tu lo mismo que otro que hace lo mismo que tu pero lleva mas tiempo en la empresa?y la salud laboral?y la consideración de la profesionalidad y la capacidad?en todo eso, las condiciones son las mejores posibles, o os encontrais en fase prerevolucionaria?desde tu compromiso con "el ideal de la clase obrera" los has conseguido, o eso es vulgar reformismo?
No entiendas que defiendo a la Paredes, ni a nadie que se comporte asi, tanto en CCOO como en IU, ya que pareciera que los que tambien somos de IU, solo por serlo nos volvemos castos y puros, y desde nuestra pureza convencemos a la masa proletaria, y ésta nos lanza a dirigir la revolución en España...más bien, esto no parece que sea lo que sucede,no?
No la defiendo, pero no tengo por menos que respetar lo que los congresos de CCOO han decidido, eso si,apostando por otras opciones y dando también la cara en eso. Y si respetamos los procesos de decisión de las organizaciones, aunuqe no salga lo que nos gustaría, solo queda tener más argumentos que los que planteas para que las cosas cambien.Te animo a que te afilies a CCOO en tu empresa, a que te impliques en las tareas de la sección sindical, y si no la hay, que la promuevas y que te vincules con la federaración y la union comarcal correspondiente, y que cuentes con el apoyo de tus compañeros para representarles en el comité de empresa. Eso, por lo que planteas, será lo más cerca que puedas estar de transformar algo la situación en tu empresa.
Lo demás, ya lo definió Marx en relación a como se comportaba la pequeña burguesía radicalizada.
Hasta otra