divendres, 23 de maig de 2008

IU y el sindicalismo…



¿Debe IU como movimiento político y social seguir apoyando a CC. OO.? Mi respuesta es no, obviamente debemos seguir estando en el lado de los trabajadores porque este distanciamiento con la clase obrera es el que nos ha hecho ir perdiendo el empuje que tenía el PCE en el franquismo. Nuestra postura debe de ser clara ante el disolvente de la clase obrera, no podemos seguir tolerando el amiguismo empresarial entre sindicatos y patronal.

Tenemos la capacidad de criticar y solicitar la expulsión de compañeros de EzkerBatua, o de ICV por diferencias en la línea política, que efectivamente existen con las dos confederaciones en determinados aspectos, o incluso de criticar a nuestro coordinador general, abiertamente y sin tapujos, por seguirle el juego de la política al PsoE. Pero nos exaltamos y echamos pestes por la boca cuando alguien levanta la voz contra CC. OO.

CC. OO. es un sindicato que está hundido como sindicato de clase, por culpa de sus deriva hacia las políticas amarillistas desde hace 20 años, que le han abocado a una cadena de lideres insustanciales y de dudosa moral izquierdista. En los últimos años, CC. OO. ha pasado de ser un sindicato de clases a ser un mediador en conflictos laborales, una simple consultaría para los trabajadores, y una molestia cada vez más pequeña para los empresarios.

Público aportó a finales del año pasado documentos oficiales que demostraban, que María Jesús Paredes, máxima responsable de la federación de Banca (Comfia), y su pareja, Francisco Baquero, que también es miembro de la Ejecutiva de Comfia. Han acumulado un patrimonio inmobiliario valorado en más de dos millones de euros, que ambos han compatibilizado sus cargos sindicales con actividades empresariales, y, que el administrador de Paredes y Baquero ha montado un grupo empresarial cuyo principal cliente es la propia CC. OO.

Estos últimos años estamos recordando con distintos homenajes y actos la trayectoria de los grandes de la lucha sindical como héroes, por el simple motivo de lo que hicieron entonces, ahora no se hace. ¿Qué ha quedado del espíritu que inundo la clase obrera el 14 de Diciembre de 1988? Aquella huelga donde más de ocho millones de trabajadores hicieron rectificar al gobierno de González.

Lo que en palabras de Marcelino Camacho era “un sindicato novedoso que seguía las políticas de los consejos obreros que los compañeros llevaban a cabo en los países del este, con el sindicalismo revolucionario” Ha terminado siendo una casa dirigida por burócratas que van de comunistas y de obreros, pero que se venden al capital por migajas de pan.

CC. OO. se puede vanagloriar de tener entre sus más altos dirigentes a gente que posteriormente acabaron como diputados del PsoE como el anterior secretario general Antonio Gutiérrez que también trabajo posteriormente para Caja Madrid. El actual secretario general Fidalgo que da conferencias en las FAES, el reducto pepero por excelencia. O la citada María Jesús Paredes que en diciembre de 2006, participó en una Conferencia Económica del PP, después de que sectores del PP la consideraran en Expansión.com una candidata ideal para ir en sus listas electorales.

Creo que nadie con sentido común puede seguir pensando en CC. OO. como un “Sindicato de Clase” Si IU se ha hundido por no diferenciarnos del PSOE como sostiene gran parte de la organización. Alguien me puede decir: ¿Por qué hacemos seguidismo a CC. OO.? Después de 20 años No hemos aprendido que nuestro proyecto no se puede diluir en constantes vaivenes a la pseudoizquierda que nos gobierna, y a los sindicatos que no hacen otra cosa que lucrarse de una base comprometida y trabajadora como es la militancia de IU.

IU como Movimiento político-social debe de tener la puerta abierta a todas las asociaciones y organizaciones afines que estén dispuestas a entrar en un proyecto de izquierda alternativa. Debe de aprender también a ser capaz de desvincularse de estas organizaciones cuando estas dejen de luchar por los fines que se defienden desde la izquierda. No podemos seguir apoyando la creación de entes que lo único que hacen es ensombrecer y disolver nuestra labor de calle y a nuestras bases, en trabajos que no son, ni serán productivos.

Tema aparte son los compañeros que están en el sector crítico y que defienden lo que significa literalmente “comisión obrera” A estas personas les invito a que se replanteen si es posible, viable y factible, la recuperación de CC. OO., quizás lo mejor que podríamos hacer es plantearnos ¿Cuánto tiempo permaneceremos achicando agua de barcos que se hunden ideológicamente?

Dejemos de dedicarnos a crear y participar de miles de asociaciones olvidando cual es nuestro principal objetivo: una IU convertida en un Movimiento político y social, fuerte socialista, obrero y republicano. Malgastar fuerzas peleando en sindicatos corruptos es una perdida de tiempo. Quizás deberíamos de empezar a plantearnos cual debe de ser el sindicato de IU. Desde luego mi voto no será para comisiones, ni posiblemente para ninguno otro… Ya que tenemos la innata capacidad de embarcarnos en proyectos ajenos, apliquémoslo a nuestro proyecto construyamos desde la base el futuro de la nueva, o mejor dicho de la vieja Izquierda Unida.