dimecres, 24 de setembre de 2008

Studies victim

Sí, llevo bastante tiempo en silencio porque necesitaba aclararme interiormente, y creo que no hay mejor forma de volver a escribir que hablando sobre mi generación “los hijos de la LOGSE”. Generación que hemos pasado por esos maravillosos tiempos educativos con los tres abortos educativos consecutivos realizados por gobiernos con distintas siglas pero de mismo signo político, y que aun tenemos que dar gracias de que nunca llegara a salir adelante la LOCE de Aznar.

Después de esta pequeña introducción me dispongo a vomitar mis opiniones sobre todo el que me quiera escuchar:

1º Porque no se plantean los ministros de educación “copiar” el sistema educativo de Finlandia, y también dotar con más presupuesto a la educación.

2º Porque no se hace pedagogía de que la educación moral y ética de las personas no se debe de realizar en las aulas, como sucede en nuestro país, la educación de los escolares se debe realizar en casa, según los criterios que los padres tengan a bien impartir. ¿Es necesario explicar a los padres que en los colegios se imparten teorías y no educación?.

3º La adecuación para que los alumnos con más intereses o capacidades para los estudios puedan tener la oportunidad de aprender más, se da el caso de que el fracaso escolar se da en su mayoría en los alumnos más inteligentes. Por lo tanto, no es que los españoles seamos unos burros, si no que nuestro sistema educativo esta muy por debajo de los alumnos más inteligentes.

4º La preparación de un alumno debe de conllevar pruebas periódicas de adaptaciones curriculares para saber en cada momento en que punto se encuentra cada alumno con el nivel genérico de la clase

5º ¿Que nos enseñan? En realidad nos sirve de algo tener unos determinados conocimientos que después no nos van a servir de nada en nuestra incorporación al mundo adulto. Me explico, donde quedo eso de enseñar a pensar, esta muy bien que me enseñen a despejar ecuaciones pero si lo hacen de una manera mecánica, yo sabré como hacerlo, pero no sabré nunca porque se hace así.

6º Más de 2/3 de los alumnos españoles no saben comentar un texto, según los últimos estudios.

7º Nos encontramos con maestros y profesores poco preparados para dar enseñanza de calidad. Aulas masificadas que no permiten la personalización de la enseñanza, la falta de materiales pedagógicos alternativos a los libros, la falta de preparación al alumnado para realizar investigaciones sobre los temas que más le interesen, la falta de centros escolares apropiados.

8º Respecto al maestro, la profesión de docente debe de estar en continua formación, pero desde el ministerio no se hace nada para que esos docentes sigan formándose.

Resultados del informe PISA las claves del mejor país del mundo:

Las claves del éxito en Finlandia, considerado como el mejor sistema educativo del mundo, pasan por el profesorado como la piedra angular del sistema. Su éxito reside en la rigurosa selección y formación de sus docentes (la nota media de 9 para acceder a la universidad), con un plan de estudios más largo (seis años) y en la que se evalúan las habilidades lectora y escrita, la capacidad de empatía y comunicación, las habilidades artísticas, musicales y una alta competencia matemática en los aspirantes.

Además, frente a las 2.000 horas de formación en España, el profesor de Primaria finlandés suma un total de 6.400 horas de formación. Asimismo, el profesor de Secundaria debe superar, además de su especialización, una prueba para entrar en Educación al mismo tiempo que debe seguir estudios pedagógicos de más de 1.400 horas (frente a las 100 y 130 exigidas en España) y dominar una lengua extranjera. En Finlandia, el profesor es visto como un profesional de alto prestigio y reconocimiento social.

Impulsa este éxito la aspiración de Finlandia hacia el liderazgo mundial en innovación, donde la escuela es la cuna y plataforma para cumplir este objetivo. De hecho, los profesores más competentes se sitúan en los primeros cursos. Con respecto a España hay menos horas lectivas en Primaria y Secundaria, pero más en Bachillerato. Y destaca el hecho de que la máxima responsabilidad de los resultados en la Educación dentro del centro escolar recae en el profesorado.

Por otro lado, en los hogares finlandeses se respira un alto interés por la cultura y existe una garantía de compatibilidad de la vida laboral y familiar. Gracias a ello, los padres finlandeses asumen la principal responsabilidad en la Educación de sus hijos y se implican de forma activa y real en las actividades de carácter pedagógico que ofrecen desde los centros escolares. Se fomenta la capacidad para pensar y estudiar, muy por encima de la memorística, y valores como la responsabilidad y la disciplina. Existe un importante apoyo sociocultural: excelentes bibliotecas, emisiones en televisión en versión original... Todas estas circunstancias, y el hecho de que los profesores atajen de forma inmediata los problemas de aprendizaje de sus alumnos, se traducen en que prácticamente no exista fracaso escolar en Finlandia (0.4%).

Finlandia además tiene un sistema educativo bilingüe; el alumno acaba dominando un mínimo de tres y un máximo de cuatro idiomas: finlandés, sueco, inglés, francés. Sus aulas acogen una media de 20 alumnos en Primaria y 15 en Secundaria, con colegios que reúnen en torno a 300 alumnos, etc.

Conclusiones:

¿De qué sirven hoy en día las educaciones regladas que existen en España? ¿Debemos dejar la educación de nuestros hijos de la mano del profesor de turno? Los grandes hombres y mujeres de la ciencia y la cultura que nunca fueron al colegio y hoy los estudiamos como ejemplo a seguir, no tuvieron una enseñanza reglada y hoy son venerados por sus conocimientos. ¿Hace falta la educación cuando no es de calidad?¿Qué habrían hecho esos genios con la posibilidad de obtener una educación como en Finlandia? ¿Qué habría sido de ellos en una educación como la actual Española?

Yo opte después de mi fracaso dentro del sistema educativo español, por formarme a mí mismo en las distintas materias, y como reconocen muchos amigos y conocidos míos, al final no queda otra alternativa que ser autodidactas.