dilluns, 5 de maig de 2008

Nación de Naciones

El Estado Español y sus diversas variantes, han pasado la mayor parte de su vida desde que existe más o menos como tal… más tiempo hundido en la miseria, gracias a la picaresca de sus habitantes, que en gloriosos estado como nos quieren hacer creer desde los libros de texto.

Después del magnificó batacazo que nos llevamos cuando comenzamos a perder nuestras colonias esparcidas por el resto del mundo y de la posterior entrada triunfal del liberador del reino el sr. Paquito volvimos a sumirnos en la España de pandereta y charanga, después de haber expulsado a todos los intelectuales que mal vivían rodeados de sus propios convecinos.

No sé si conoceréis la canción de Benito Moreno que popularizo Manolo Escobar. en la que Moreno semeja el olor de España, -a amor y a casamiento, a donjuanes de bar, a gritos en el ruedo, a tela marinera.- Y eso mismo digo yo, tela marinera. Seguimos siendo el culo de Europa, para la mayoría de los países desarrollados somos los del flamenco, la paella y los toros… (Lo de país desarrollado, es un término que siempre me ha hecho mucha gracia, ¿Ya no tenemos acné?)

Tenemos tal herencia… que comprender que a veces uno cree y quiere no pertenecer a este país, y creerme que cuando cualquiera de los que hemos nacido en la península, e insultamos o nos quejamos de España lo hacemos con dolor en el corazón. Porque si España y los españoles fueran de otra manera, todo seria distinto, o al menos eso me consuela pensar.

Esta nación de naciones llamada España, plural, pequeña, y muy lejos de ser libre. Con más de 40 millones de personas que no son capaces de recordar la otra España la verdaderamente plural de los judíos, moros, y cristianos, viviendo en armonía, la de los emigrantes de la guerra, la que lleva en su sangre la herencia de ocho siglos de presencia musulmana.

La España de una y no 51, por desgracia persiste en el corazón de muchos de nosotros… y es que ¿cómo queremos ser tolerantes y aceptar al inmigrante?, si entre catalanes y leoneses no se pueden ni ver, o entre euskaldunes y madrileños. ¿Cómo vamos aceptar en nuestra sociedad, a paraguayos, argelinos, marroquíes, etc.? Si no somos capaces de respetar al vecino con el que convivimos desde hace siglos.

Hoy vivimos el síndrome del nuevo rico, presumimos de tener una de las mejores economías del mundo, a pesar de que tenemos una de las mayores deudas exteriores del mundo desarrollado… una economía que como se venía anunciando ha quebrado al país, desde la crisis del sector inmobiliario, burbuja donde se cimentaba España.

Españoles, sacad la paella, bailar sevillanas, y caminar felices hacia el “tendido7”, que así España va bien. Ah por cierto y abrocharos el cinturón el EUribor no deja de subir. Y es que si los españoles fuéramos negros votaríamos al Ku Klux Klan...