dimecres, 5 de novembre de 2008

Dormidos o vegetativos

Mi mente pensante, no llega a comprender, como es posible el estado vegetativo en el que se haya sumida gran parte de la sociedad actual, como nos quedamos impasibles ante las subidas de las hipotecas, vemos la creciente precariedad laboral convertida en salarios ínfimos y jornadas interminables, en una conciliación inexistente entre nuestra vida familiar y nuestra vida laboral.

Pero mientras esto nos sucede nosotros seguimos sumidos en el sueño capitalista de escalar en la sociedad, nos compramos coches de lujo a pagar en prestamos personales en diez años, tenemos televisiones de plasma, la ultima consola del mercado, o el mejor dvd del mercado, pero sin embargo, no llegamos a fin de mes, nos han enseñado a vivir sobre (no por encima) nuestras posibilidades.

Nadie va ya a las manifestaciones del 1º de mayo, la clase obrera ha dejado de existir (o eso nos han querido vender) han sabido convertirnos en ovejas dóciles que siguen al gobierno y al sistema, hacia la quiebra económica, hacia el abismo y nosotros les seguimos felices.

Si que existe una crisis pero mucho peor y mucho mas grave que la económica, una crisis que nos ha llevado a está situación, la crisis de la perdida de nuestras conciencias, de nuestra falta de reivindicaciones, hermos perdido la facultad de presionar al sistema y hemos clavado nosotros mismos cada vez mas hondo la estaca a la que estamos atados y bien atados, aunque como dijo Lluís Llach “Si tirem tots ella caura”

Somos conformistas con la clase política que nos gobierna, toleramos y asentimos ante la corrupción como algo normal, me niego rotundamente a no alzar la voz, ante las injusticias, me niego ha conformarme, muchos de los que estáis leyendo en este momento, seguís teniendo, aunque dormido, ese espíritu de lucha que buscaba una salida al sistema Franquista ese espíritu de aquella palabra “Democracia” que nos prometía libertad, os invito a que os preguntéis: ¿Somos libres? ¿Vivimos en democracia? ¿Basta con votar cada cuatro años?

Mi respuesta fue que no, hay que, militar activamente para cambiar ya sea en partidos en partidos políticos, en asociaciones de vecinos, en plataformas o en cualquier otro movimiento, perno no podemos seguir callados.

Solo me queda esperar que como dice el titular estemos dormidos, sumidos en un profundo sueño, del que es posible despertar y no hayamos pasado ya al estado vegetativo. Mientras que eso ocurra los que somos, seguiremos en la lucha.